Una buena acción en Italia cayó por avaricia

En Italia has sido formado un equipo de voluntarios para apagar los incendios en el territorio del país y, por cada incendio apagado, recibían unos premios. Aparentemente, era una buena acción que merecía ser valorada.

Después de un periodo de tiempo, los oficiales de la policía de Cecilia iniciaron una investigación sobre frecuentes y graves incendios provocados. Se enteró de que los mismos voluntarios intencionalmente provocaban los incendios graves en los bosques para después apagarlos.

La policía de Italia nunca antes ha registrado un verano tan “caluroso” como este cuando las salidas de los luchadores contra el fuego se triplicaron a lo de antes. Cada uno de los bomberos voluntarios recibía por cada hora extra de su trabajo un premio de 10 euros, por lo que ellos intencionalmente provocaban un incendio tan fuerte que para apagarlo se requería mucho tiempo. Primero incendiaban la zona, luego esperaban una llamada de auxilio, y, al apagar el incendio, regresaban a sus casas como buenos ciudadanos que acabaron a realizar una acción buena. La policía detuvo al jefe del equipo y todos los participantes del delito. Ahora están bajo arresto domiciliario por someter en peligro la población local numerosa y la vegetación y edificios de la zona, y les espera un juicio próximamente.